Un ictus suele acarrear alteraciones psíquicas, entre ellas irritabilidad y dificultad para reconocer emociones

Un ictus suele acarrear alteraciones psíquicas, entre ellas irritabilidad y dificultad para reconocer emociones
Feb

28

2017

Un ictus suele acarrear alteraciones psíquicas, entre ellas irritabilidad y dificultad para reconocer emociones

Presentamos dos estudios sobre estos trastornos psicopatológicos tan frecuentes después de un ictus en el XXIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Psicogeriatría

Los ictus pueden dar lugar a un amplio abanico de alteraciones psíquicas: trastornos conductuales, alteraciones emocionales, delirios, déficits cognitivos, demencia… La irritabilidad ocupa un lugar preponderante dentro de los trastornos de la conducta, junto con otros como la agresividad, el egocentrismo, la apatía o la rigidez cognitiva. Sin embargo estos cambios cognitivos y conductuales, hasta la fecha, han sido muy poco estudiados y tenidos en cuenta en el tratamiento del ictus, a pesar de que marcan el día a día y el futuro de las personas que lo sufren y sus familias.

La neuropsicóloga del Hospital Aita Menni Naiara Mimentza está centrando su tesis doctoral en el estudio de las alteraciones psicopatológicas en el ictus y de forma específica en el estudio de la irritabilidad, porque es un concepto “ampliamente utilizado para describir pacientes con ictus”. Un concepto a su entender “pobremente definido” en la literatura científica, que se intercambia a menudo con agresividad, hostilidad y enfado. Esta investigación, cuyo avance se presentaba el día 25 en el XXIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Psicogeriatría celebrado en la Universidad de Deusto,  se ha realizado con una muestra de 45 pacientes de la Unidad de Daño Cerebral con edades comprendidas entre los 18-80 años, sin déficit de comprensión y comunicación mínimamente funcional. Fueron excluidas personas con ictus con trastorno del lenguaje mixto severo, deterioro cognitivo severo, lesión neurológica previa al ictus o alteraciones psiquiátricas previas al ACV.

Las conclusiones preliminares revelan que en torno a la mitad de estas personas presentaban irritabilidad, sin una diferencia significativa entre hombres y mujeres, la lateralidad, la localización del ictus o sus secuelas la funcionalidad. Por el contrario, Naiara Mimentza ve una relación clara entre irritabilidad agresividad,  depresión, ansiedad y apatía. Así mismo, el trabajo observa que es habitual la combinación de trastornos psíquicos y cognitivos. A la hora de presentar los resultados, la investigadora advirtió del sesgo de la muestra, ya que su población se circunscribe a pacientes de la Unidad de Hospitalización, es decir, a ictus de consecuencias severas candidatos a rehabilitación intensiva. En cualquier caso, destacó el impacto de la irritabilidad, por ejemplo, en la convivencia familiar, en el beneficio de la rehabilitación o en la sobrecarga que al cuidador puede generar.

Reconocimiento-emociones-ictus

Dificultades para interpretar las emociones

reflejadas en el rostro

Pero, además, la gran mayoría de los pacientes con lesiones cerebrales graves tiene dificultades en el reconocimiento de emociones en caras. Esta es otra de las consecuencias que puede aparecer tras un ictus.  Ante una nutrida concurrencia y en el mismo marco de este evento científico, Eduardo González, del Instituto de Investigaciones Psiquiátricas de Hermanas Hospitalarias, expuso los resultados de un estudio acerca de la dificultad para reconocer emociones en caras en el que han participado 51 pacientes de Aita Menni.

Tras enumerar las 6 emociones básicas: alegría, tristeza, enfado, sorpresa, miedo y asco, el psicólogo-investigador razonó la importancia que tiene el reconocimiento facial de las emociones en el funcionamiento social y la comunicación.  Señaló que se estima que entre un 10 y un 40%  de pacientes con lesiones cerebrales graves presenta dificultades para reconocer la información emocional de las caras, y que esta dificultad no se debe a un déficit sensorial o perceptivo. Esta afectación “de mal pronóstico” y que se mantiene en el tiempo, origina un círculo vicioso. En primer lugar contribuye a la inadaptación social, éste al aislamiento de la persona afectada que, a su vez, le provoca una repercusión emocional, con sus consiguientes alteraciones de conducta y, por ende, la reducción de relaciones sociales y de apoyo.

Los pacientes fueron invitados a reconocer 54 imágenes de sujetos que expresaban facialmente las 6 emociones básicas y una expresión neutra. Esta Prueba de Evaluación de Reconocimiento de Emociones (PERE) fue creada por el psicólogo David Gil y ha sido validada en personas con esquizofrenia pero nunca antes había sido usada en pacientes con ictus. Los resultados preliminares son alarmantes: alrededor del 80% de los pacientes con ictus denotaron graves dificultades en el reconocimiento de emociones. Corroborando los hallazgos encontrados en otros estudios, se detectaron peor las emociones negativas, miedo, tristeza y asco. “Las puntuaciones medias de los pacientes con ictus fueron un 20% más bajas que las halladas en pacientes diagnosticados de trastorno mental grave y un 30% inferiores a las de la población normal”. Tras llamar la atención de los clínicos sobre la necesidad de intervención en este ámbito, Eduardo González apuntó que los programas contextualizados, colaborativos, y experienciales parecen ser óptimos para la generalización de estos aprendizajes.

Afectividad-en-el-ictus

Psicopatología de la afectividad en el ictus

Tal vez por la tradicional especialización del Hospital Aita Menni en la atención a la enfermedad mental, su Servicio de Daño Cerebral, que este año cumple 25 años desde su creación en 1992, siempre ha estado muy interesado en la psicopatología del ictus, explicaba su director. Partiendo de que el estado afectivo sesga los pensamientos, que son los que mueven a la conducta, el doctor José Ignacio Quemada realizó algunas reflexiones sobre los trastornos afectivos o emocionales en el ictus. “Los procesos psíquicos son cognitivos, emocionales, volitivos o quizás combinaciones de ellos“, añadió.

La psicopatología o el trastorno conductual que se produce tras un  ACV (irritabilidad, agresividad, reducción de iniciativa, egocentrismo, infantilismo, etc.) es el resultado de la interacción de personalidad previa, disfunción de procesos psíquicos e interacción con el entorno. Salvo la depresión post-ictus, que puede darse en 1 de cada 3 personas y que ha sido más ampliamente estudiada, el resto de los cambios en la esfera psíquica (incontinencia emocional, apatía, ideas delirantes, trastornos de identidad, fatiga post-ictus… ) no han recibido mucha atención y son ignorados a la hora de definir los planes de tratamiento. “Sería deseable una mayor intervención psicoeducativa, mayor asesoramiento en cuestiones emocionales y más ayuda en el ajuste práctico a la discapacidad“, finalizó el también responsable de la Red Menni, no sin antes dar las gracias a los numerosos congresistas que decidieron tomar parte en el ‘Taller sobre psicopatología del ictus‘ impartido por nuestros expertos.

  1. Yo soy afectado y me he vuelto estupido y grosero
    Trato de volver a ser como era y estallo en chorradas sin importancia

  2. Buenas noches, me parece muy interesante esta publicación, que aunque no resuelve lo que deseo saber, es bueno coincidir en que de verdad en un área dentro de las personas con ACV que no tiene mucha atención. Así al menos lo percibo yo desde Venezuela.

    Mi padre sufrió dos ECV y es algo que me ha afectado demasiado, y hace poco lo lleve a un psiquiatra y fue cuando me explico sobre su irritabilidad e indecisión como parte de las secuelas de este evento en su salud…

    Hasta ahora voy digiriendo que es extremamente complejo los cambios neurológicos, duro reconocer de etapa en etapa hasta donde va tocando sus vidas y ver que aunque fisica y motrizmente el pueda valerse patológicamente lo mantenga desactivado consigo mismo. Se baña, va al baño, come, se cepilla, va a misa, al banco el mismo (son muchas las cosas por las que me siento agradecida) pero solo logra tomarse responsablemente dos de sus tantas pastillas sin que se vuelva un 8… si tiene hambre y no se le ha podido proporcionar la comida, no cocina (pues ha demostrado que si lo recuerda)…

    Tiende a decir que no sabe, que se le olvida, que le da flojera, que lo aburre, que no quiere comer eso… se irrita con facilidad, es ofensivo, desconsiderado (aunque dicen que muchos cambian a todo lo contrario, el parece que acentuó mas su mal carácter) lo único es la indecisión, pues esto no era parte de su personalidad, ante todo era full independiente aun a sus 63 años y activamente productivo.

    Me gustaría que siguieran agregando mas información al respecto sobre todo saber si se pueden trabajar esas nuevas conductas e ir de alguna manera mejorandolas (tal vez es muy ignorante mi comentario, pero para mi es brutal ver a mi padre no ser consiente de su propio bienestar, ademas dicen que uno nunca deja de aprender y que el cerebro puede crear nuevas conexiones)…
    Cualquier información que me puedan facilitar, la leeré todas las veces necesarias para aprender al respecto.

    Mil gracias por su amable atención y aporte!!!

    • Como podemos ayudar a una persona mayor con un cambio de forma de ser? Las modificaciones de conducta en un adulto hay que buscar algo que que le agrade al adulto para a cambio pedirle esa modificación de conducta otra cosa que puede hacer es implantar rutinas,se come siempre a la misma hora,se lava uno siempre a la misma hora todos los dias( si todos sábados y domingos incluidos), la rutina da tranquilidad porque se sabe lo que hay que hacer.Evita la frustración, es necesario escribirlo en una gran cartulina y ponerlo en su habitación. Pasados 21 dias se empezara a ver la mejoría. Suerte y paciencia

    • buenas tardes cual seria el tratamiento?

      • Muy buenos días, José:

        El tratamiento depende de la valoración neuropsicológica, del tipo de alteraciones y su gravedad. Es decir, siempre tiene que ser individualizado.

        Un cordial saludo

  3. Hola. Estoy en una situación muy parecida a la tuya, me he sentido totalmente reflejada. ¿ Obtuviste respuestas?

  4. Yo también soy cuidadora de persona q tuvo ictus..mi pareja..y estoy absolutamente de acuerdo con lo publicado. Es francamente difícil.. Ánimo a todos..

    • Apreciada María:

      Muchas gracias por compartir tus impresiones tras la lectura de nuestro artículo, creemos que conocer cómo se sienten otras personas en circunstancias similares puede ayudar a sobrellevar la situación y a buscar ayuda si es preciso.

      Un saludo

  5. En el 2001 medio un ictus con una emiplejia derecha me recupere algo pero me repitió en el 2010 los médicos me dijeron que me había dado en la parte de la emoción me río y casi no puedo parar lloro desconsoladamente,me inrito con facilidad y ahora cuando me dijusto me da fatiga me pongo blanco con un papel se me afloja todo el cuerpo como si fuera a perder el conocimiento,se me acelera el corazón como si fuera a salirme por la boca,en fin es una sensación tan desagradable que parece como si fuera a morir.¿Podrían decirme a que se debe y si se puede resolver? Les agradecería que me contestarán, un saludo y muchas gracias.

    • Estimado Raúl:

      Describes una incontinencia emocional severa y que interfiere con tu calidad de vida. Desde aquí poco más podemos hacer que aconsejarte que visites a un especialista neurólogo o psiquiatra para que valore la conveniencia de tratar el cuadro con inhibidores de la recaptación de la serotonina.

      Un cordial saludo,

      Dr. J.I. Quemada

  6. Es un problema no poder reconocer mi discapacidad. Tengo momentos que me siento como que no tengo nada y que soy el más fuerte del mundo. En junio de 2015 he sufrido un infarto cerebral en el territorio de ACM derecha. Hoy mismo me siento como que puedo derribar los montes. Es esto un problema?

    • Muy buenos días, Petru:

      Puede ser un problema si ello implica una pobre conciencia de tus limitaciones que conlleve riesgos (tanto físicos como dificultades relacionales).

      Un cordial saludo

  7. Buenas noches.hace un año padeci un infarto en la arteria central media derecha tengo una monoparesia wn brazo izquiero aveces parece que no me ocurre nada,pero me sigue fallando el brazo,esto se cura
    Y tengo mucha ira y mal humor quisiera saver las herramientas para desbloquearme cuabdo me pasa esto

    • Estimado Juan Carlos:

      Si identificas que el nivel de irritabilidad es desmedido, continuo y que afecta a la calidad de tus relaciones sería recomendable consultar con un psiquiatra que esté familiarizado con los ictus. Un periodo de tratamiento con inhibidores de la recapatación de serotonina puede resultar muy útil.

      Un cordial saludo

    • Estimado Juan Carlos:

      Ser consciente de lo que te está pasando ya es un avance en el tratamiento. Si consideras que la iiritabilidad ‘se te va de las manos’ lo más recomendable es que busques ayuda profesional de un psiquiatra o neuropsicólogo con experiencia en daño cerebral.

      Recibe un cordial y afectuoso saludo

  8. Buenas días mi esposo tuvo un iptus isquemico cerebral leve pero esta muy irrirable se molesta rapido y ofencivo todo lo que hago le parece mal x favor un consejo de como llevar esto o que tipo de tratamien to y si esto es pasajero o es permanente gracias agradesco su respuesta.

    • Estimada Magaly:

      Disculpa que desde aquí y sin poder hacer una valoración del paciente únicamente podamos decirte que lo más recomendable es que busquéis ayuda profesional.

      Un cordial y afectuoso saludo

  9. Mi papá (59 años) sufrió un Ictus Cerebeloso hace un mes y medio, se ha recuperado muy bien en temas de movilidad e independencia, sin embargo su actitud es hostil e irritable, las relaciones de la parte de la familia que vive con él se han deteriorado mucho y no entendía por qué él se comportaba de esa manera, ahora que he leído un par de artículos de ustedes entiendo por qué sucede y confirmo mi sospecha. Creo que reconocer esto, ayudarle a él a entenderlo y acompañarlo de manera comprensiva a pesar de su agresividad y hostilidad (junto a la opción de buscar apoyo psicológico profesional) son el camino ahora. Muchas gracias

  10. Muchas gracias por esta información. Mi papá sufrió un ictus la semana pasada y su comportamiento es muy hostil, nos insulta, no quiere ayuda, tiene ciertos comportamientos agresivos… he buscado asociaciones para informarme sobre todas nuestras dudas, investigo en webs, etc. Gracias de nuevo.

  11. Hola, buenos días.
    Mi padre sufrió un ictus hace diez años del que estuvo grave, cuando le dieron el alta aparentemente estaba bien pero pronto tuvo episodios de irritabilidad inconcebibles comparado a cuando estaba bien debido a su tranquila personalidad.
    Dede hace un tiempo sufre una leve demencia y tiene obsesiones por tonterías en la que resulta difícil la convivencia en casa con el resto de familiares, además muestra mucha agitación.
    El neurólogo en la revisión anual no le receta nada
    Se podría consultar la posibilidad de que tomase algún calmante o haga algún tipo de terapia?. Gracias.

    • Muy buenos días, Jorge:

      Cuando se produce un daño cerebral sobrevienen muchos cambios; desafortunadamente no siempre se tienen en cuenta las alteraciones emocionales y estos problemas conductuales que tanto afectan a las relaciones. Hay varias maneras de abordar estas dificultades; a veces hay fármacos que pueden ayudar, pero sobre todo un abordaje familiar. Posiblemente consultar con especialistas les podría servir de ayuda. Nuestros neuropsiquiatras y equipos de neuropsicólogía atienden con frecuencia este tipo de casos.

      Un cordial saludo

  12. Hola, buenos días

    En mi caso tengo un familiar que después de un ictus hace diez años su comportamiento es totalmente diferente al de antes.
    Me refiero que pasó de ser una persona tranquila a una persona muy agitada creando problemas de convivencia así como irritaciones por cosas simples sin importancia.
    El neurólogo en las revisiones dice que de momento no hace falta que tome ningún tipo de medicación, pero nadie de sus familiares le comenta nada acerca de su comportamiento que ya ha ocasionado problemas de convivencia incluso con la vecindad (no es la misma persona desde entonces).

    ¿Es posible en la próxima visita al neurólogo comentarle acerca de sus obsesiones diarias y sobretodo tratar de que le receten al menos un mínimo de medicación para aplacar un poco su agitamiento?

    La verdad no entendemos como es que ni siquiera siga algún tipo de terapia, y su comportamiento cambió hace ya diez años.

    Pensamos que si sus familiares más directos suavizan los hechos al neurólogo por temor a que lo mediquen no sé si están haciendo lo correcto.

    Muchas gracias.

    • Buenos días de nuevo, Jorge:

      Efectivamente este tipo de comportamientos generan mucho malestar, sobre todo a las personas más próximas, que son más conscientes del problema que la propia persona afectada, que muchas veces no es consciente de estos cambios y del impacto que generan.

      Trasladar esta realidad al equipo que le atiende para que le ayude a manejar la situación sería lo más recomendable.

      Un cordial saludo

Responder a dcerebral Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

head

En Dañocerebral.es usamos cookies

Utilizamos cookies propias técnicas y cookies de terceros con fines analíticos. Sólo en el caso de que nos autorice, clicando en el botón “ACEPTO”, procederemos a la configuración y utilización de éstas últimas. Si lo desea, puede rechazar su configuración clicando en el botón “DECLINO”, siendo, en este caso, sólo instaladas las cookies técnicas. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

When you visit any web site, it may store or retrieve information on your browser, mostly in the form of cookies. Control your personal Cookie Services here.

These cookies are necessary for the website to function and cannot be switched off in our systems.

In order to use this website we use the following technically required cookies
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios