Accesibilidad para facilitar la participación tras un daño cerebral

Accesibilidad para facilitar la participación tras un daño cerebral
may

20

2015

Accesibilidad para facilitar la participación tras un daño cerebral

Identidad y participación en un entorno adaptado” fue el título de una de las sesiones de los cursos de formación sobre el daño cerebral para personas afectadas, familiares y cuidadores que organiza el Centro de Rehabilitación Neurológica Aita Menni de Bilbao. La terapeuta ocupacional Fátima Sanz habló sobre identidad social y lo importante que es la participación de las personas con discapacidad, junto con otras, en actividades gratificantes. Recordó que la discapacidad, según la OMS, es “un fenómeno complejo que refleja una interacción entre las características del organismo humano y las características de la sociedad en la que vive”, por tanto, los problema de la discapacidad no residen en la propia persona, sino en la existencia de un  entorno discapacitante (lleno de barreras arquitectónicas o donde los dispositivos técnicos han sido diseñados para personas con amplias capacidades y habilidades, por ejemplo).

Fátima-Sanz

La accesibilidad es indispensable e imprescindible, ya que se trata de una condición necesaria para la participación de todas las personas independientemente de sus posibles limitaciones. En ocasiones, las barreras del entorno físico han de ser suprimidas para lograr la consecución de bienes o servicios, la realización de actividades, o el alcance de destinos deseados.

Fátima Sanz indicó que en las aceras la anchura mínima deberá garantizar el espacio libre de circulación peatonal de 1,50 m, aunque la anchura recomendable es de 2,00 m., y que se debe evitar la diferencia de cota entre bordillo y paso de peatones. En cuanto a la adaptación de la vivienda, la TO explicó que conviene realizarse en aquellas ocasiones en las que la familia o la el cuidador necesitan asistir a una persona en las actividades de la vida diaria (AVD). ¿En qué momento realizarla?, por lo general cuando se ha alcanzado el máximo de función recuperable o cuando la persona va a permanecer largo tiempo en la misma situación funcional.

Adaptación de la vivienda

Básicamente se trata de ajustare el domicilio a las capacidades funcionales, psicológicas o intelectuales una persona. Se debe organizar el espacio para permitir la movilidad de la persona y el trabajo del asistente. Entre otros consejos, Fátima Sanz recomendó evitar alfombras y suelos mojados o encerados.

El baño, la estancia que más preocupa

 

distribución baño

-          Inodoro:

o   La altura recomendada para cuando existen dificultades para sentarse y levantarse es de 45 cm.

o   Espacio libre en el lateral. Si se realiza transferencia desde silla de ruedas, dispondremos de 80 cm.

o   Reposa brazos, fijos o abatibles.

o   Barras de apoyo: fijas o abatibles a 75 cm. del suelo a 35 cm. del eje del inodoro. Con soporte para papel.

o   Mecanismo especial de descarga de la cisterna.

-          Ducha:

o   Superficie antideslizante y sin rebordes.

o   Espacio para la silla de 80×120, para permitir desenvolverse a usuario y cuidador.

o   Asiento abatible 45 cm. de ancho x 40 cm. de fondo y a 45 cm. de altura del suelo.

 -          Accesorios:

o   Barras de apoyo.

o   Grifería situada al frente del usuario.

 -          Lavabo:

o   Únicamente es necesario modificarlo en los casos en los que se vaya a hacer uso de él en sedestación. Existen regulables en altura (manuales o eléctricos).

o   Quitarle el pie dejando libre la parte inferior, 68 cm de altura.

o   Altura 80-85 cm desde la parte superior al suelo.

o   Profundidad 25 cm., para facilitar la aproximación.

o   Grifos de fácil manipulación y acceso (no más de 46 cm.).

o   Toalleros dentro del área de alcance: 1’20 m. de altura y no más de 1 m. del eje del lavabo.

o   Utilizar productos de apoyo como dispensadores de jabón, grifos con termostato, cepillos de dientes engrosados y peines de mango alargado.

Adaptación de la cocina


o   Superficie de trabajo entre el fregadero y placa de cocción.

o   Altura adecuada a la talla postura de la persona.

o   En caso de silla de ruedas, altura de 65 cm. y espacio inferior libre para poder aproximarse frontalmente a la superficie de trabajo.

o   Utensilios visibles y alcanzables: cuchillo y cubiertos de mango engrosado, tabla sueca, picadora, etc.

Más información en:

www.ceapat.org, permite localizar ayudas técnicas por medio de un directorio clasificado. Contiene la guía “Pregúntame sobre accesibilidad y ayudas técnicas”.

www.tecnum.net. Catálogo de ayudas técnicas, turismo accesible y buscador de ortopedias.

www.accesible.org y www.dicapanet.org.  Webs sobre discapacidad, con normativa, legislación, ayudas, etc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>