Daño cerebral en primera persona. Así lo viven Nati y Fernando

Daño cerebral en primera persona. Así lo viven Nati y Fernando
may

21

2012

Daño cerebral en primera persona. Así lo viven Nati y Fernando

Mi  nombre es Nati Sáez de Lafuente y vivo en Vitoria-Gasteiz. Mi principal meta es animar a la gente que tenga daño cerebral y en especial a sus familias, que son las que más lo sufren, a salir adelante; porque con ganas y el personal médico adecuado se puede. natiTengo hidrocefalia  desde muy joven, y esto ha traído consigo bastantes operaciones de cabeza. El 17 de mayo de 2011, no me pude levantar para ir a mi trabajo. Me ingresaron de urgencia en el Hospital de Santiago con ataques epilépticos, las pruebas de TAC daban meningitis y además infección en el colon, que se había trasladado a la cabeza a través dela válvula. Tuvieron que hacerme tres operaciones. Tal era la infección que entré en la UVI y estuve en coma 12 días. El estar tanto tiempo inmovilizada afecto a mi masa muscular; cuando desperté no podía andar ni levantar los brazos. Tenía dolorido todo el cuerpo. A finales de junio me dieron el alta, pero fui a casa muy mal tanto física como mentalmente: no sabía lo que había pasado, era como un niño pequeño, mi marido tenía que ponerme dodotis, me sacaba en silla de ruedas, no podía andar, no razonaba y era totalmente dependiente de alguien que me tenía que cuidar. En un principio pensó en montar una habitación de hospital en casa para atenderme y además su idea era buscar una persona para que me cuidara en casa y que él pudiera ir a trabajar. Pero en alguna de las visitas al Hospital de Santiago una trabajadora social (Azucena) le habló muy bien de Aita Menni, así que enseguida llamó y habló con la trabajadora social Olatz Uriarte. Nos presentamos en Mondragón y me hicieron las pruebas oportunas  (yo en esos momentos no me enteraba de nada) y decidieron hacer tratamiento ambulatorio, que es ir a la consulta los días que te citan y volver a dormir a tu casa a procurar hacer una vida normal de familia.

Muchos peldaños

Inicié el tratamiento con una psicóloga, Naiara Mimentza, que desde el primer día me dio energía positiva, alegría, fuerza y ganas de hacer cosas. Me dibujó una escalera con muchos peldaños, que eran las distintas metas que yo tenía que superar: empezar desde cero a escribir, sumas, restas, leer una noticia, redactar un resumen y después contárselo, puzles (saqué los puzles de cuando mis hijas eran pequeñas y además se añadieron otros tantos de mi vecina). A mi padre le encantaba verme hacer puzles, disfrutaba viendo cómo trabajaba hasta conseguir terminarlos, luego añadimos sopas de letras y sudokus. En alguna ocasión también me he sentido agobiada, porque Naiara me mandaba demasiadas tareas, entonces lo hablamos y llegamos a un acuerdo. A partir de enero del 2012 quise practicar en el ordenador, que era la herramienta de mi trabajo, empezar a teclear y jugar. En Aita Menni han estado muy pendientes de mis preocupaciones con mi familia  y de mis relaciones con la gente, desde ir a la carnicería o a cualquier tienda, montar en el tranvía, desplazarme al centro… Hoy hago todo eso sola, sin que nadie tenga que estar pendiente de mí y sin que yo tampoco tenga que esperar a que alguien me acompañe. Creo que en estos momentos he llegado a una muy buena conexión con el equipo. Voy encantada dos veces a la semana a Mondragón:  son como una familia, las chicas de la entrada, las señoras de la limpieza, enfermeras, enfermos. Se respira buen ambiente. Además, tengo que dar las gracias al Centro de Diocesanas donde trabaja mi marido, ya que le han permitido salir del trabajo para acompañarme a la rehabilitación. Ahora estoy en el último escalón, que es mi reincorporación laboral,  me aconsejan sea de manera progresiva. Ya os contaré de aquí a tres meses cómo he superado este último peldaño… Mucha fuerza y adelante que todos podemos.  Gracias Aita Menni.

Codo a codo

Fernando Soy Fernando Sáenz de Urturi, marido de Nati. Como os ha contado, en mayo del 2011, sufrió una meningitis de origen bacteriano a consecuencia de una válvula que tenía instalada en el cerebro por una hidrocefalia que padece desde hace muchos años. Según parece, se la produjo una infección en el peritoneo, que es donde estaba colocada  la derivación (terminación) de la citada válvula. A raíz de esta meningitis, Nati estuvo en coma inducido, en situación muy grave, durante 12 días, en el hospital de Santiago de Vitoria. Después de tres operaciones llevadas a cabo por el equipo de neurocirugía de la doctora Soraya González  (a quién debemos la vida de Nati), y de 38 días de ingreso en el hospital, le dieron el alta. Por aquél entonces, yo estaba hecho polvo por todo lo que habíamos pasado; pero especialmente porque Nati tanto física como, sobre todo, mentalmente estaba muy mal. Aunque la doctora González  me decía que en los siguientes meses Nati mejoraría, nadie podía saber hasta qué punto. Yo no sabía de la existencia del Hospital Aita Menni, pero después de informarme de sus servicios, a finales de julio Nati empezó el tratamiento. De eso hace ya 10 meses. La mejoría de Nati ha sido progresiva y espectacular. Hoy en día es totalmente autónoma en casa (como era antes); e incluso, nos estamos planteando que pueda reintegrarse a la actividad laboral que tenía anteriormente (Nati es administrativa). No sé cuál habría sido la mejoríade Nati si no hubiese tomado la decisión de venir a Aita Menni. Pero lo que sí sé es que la situación actual de Nati es increíblemente buena, y en eso creo que el tratamiento rehabilitador que está haciendo en el centro tiene mucho que ver.

  1. Nacho Quemada:
    mayo 20, 2012 at 8:43 am

    Un mensaje para Nati y Fernando por si les puede llegar. Gracias por compartir vuestra historia de lucha y superación. Me ha encantado la claridad y calidez con la que está expuesta.

    Nacho

  2. eduardo sáez:
    junio 1, 2012 at 7:13 pm

    Nati un abrazo de un vitoriano, mi padre era un devoto del Cristo de Abechuco de Vitoria, ahora sigo yo su legado,pediré por ti.
    Un abrazo,
    EDUARDO

  3. En la cartuja de Miraflores de Burgos coincidí con alguien que no conocía cuando comprabamos unos Rosarios hechos de flores
    Yo le iba a regalar el Rosario a mi suegro pero el domingo siguiente al final de la misa en el Cristo de Abetxuko le ví a Floren tan destrozado por el problema de su hija que se lo regalé a él
    Me alegro muchísimo de tu mejoría y me parece fantástico que compartais la experiencia puesto que es un ejemplo para todos de que con fé , esfuerzo,paciencia e ilusión se puede conseguir todo lo importante en esta vida
    Un abrazo y mucha suerte ,Dios aprieta pero nunca ahoga
    Ramón

  4. hola Nati soy Diego ya me conoces solo decirte lo importante que es tener gente que te quiere a tu lado. Un beso y mucho animo

  5. Angeles Marto Ruiz de Infante:
    junio 18, 2012 at 7:25 pm

    Hola Nati y familia soy una abuela de un niño con dos valvulas me gustaria saber si tuviste muchos problemas con la valvula pues mi niño lleva casi dos años con muchos problemas pero sobre todo me alegra tu maravillosa recuperacion gracias por tu ayuda con tu experiencia un abrazo mis padrez se casaron en Aranguiz

  6. Elver preciado castillo:
    septiembre 13, 2012 at 10:49 am

    Enhorabuena, Nati sois un ejemplo a seguir, una mujer q nunca se da por vencida y que junto a su familia ha superado un trago amargo. Un abrazo.Y está demostrado gracias a ti que sí se puede

  7. lorenzo perez carmen:
    mayo 14, 2014 at 9:23 pm

    no se lo ke puedo esperar. mi marido ha tenido un ictus y mucha gente me habla del centro. no tiene secuelas fisicas pero si neurologicas ,pero el no se da cuenta .como es ke no tengo otra opcion ke este tipo de terapia no exista en la red publica o subencionada??’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>