La crisis global de la resistencia bacteriana a los antibióticos. ¿Dejarán pronto de curar?

Dra. Ana Bravo Martín
Especialista en Medicina Interna 
UDC Hospital Beata María Ana

El aumento de las infecciones causadas por bacterias resistentes a los antibióticos constituye una gran amenaza para la salud pública. La eliminación de estas bacterias multirresistentes cuando un paciente ingresado se encuentra infectado o solamente colonizado es difícil; requiere protocolos de aislamiento y periodos de tiempo muy prolongados. Todo esto supone un grave problema en unidades de media-larga estancia, como la Unidad de Daño Cerebral o Unidad de Rehabilitación, ya que limita en gran medida el beneficio de las terapias. Estos pacientes sólo pueden realizar terapias individuales, no grupales.

Los antibióticos (AB) son un grupo de medicamentos utilizados en la prevención y tratamiento de las infecciones bacterianas cuyo descubrimiento, en la segunda mitad del siglo XX, supuso un cambio radical en el panorama de la salud, haciendo que enfermedades infecciosas como la tuberculosis, neumonía, sífilis, cólera o el tétanos dejaran de ser mortales. La utilización de antibióticos de forma profiláctica en el campo de los procedimientos invasivos conllevó también una revolución, ya que se redujo enormemente la muerte por infección asociada a dichas técnicas.

Dicho esto, también hay que decir que estos fármacos precisan ser utilizados adecuadamente, con el fin de obtener la máxima eficacia y evitar la aparición de resistencias, con lo cual dejarían de ser efectivos.

Actualmente el aumento de las infecciones causadas por bacterias resistentes a los AB constituye una de las amenazas más graves a las que se enfrenta la salud pública y uno de los retos más importantes de la medicina moderna. La resistencia a los antibióticos se traduce en un incremento de las estancias hospitalarias, los costes y la gravedad de las infecciones, hasta el punto de que en Europa mueren cada año 33.000 personas -3.000 de ellas en España- como consecuencia de infecciones hospitalarias por bacterias resistentes. Si no se toman medidas urgentes se estima que en 35 años alcanzarán 390.000 muertes en España anuales, desbancando al cáncer y las enfermedades cardiovasculares como primeras causas.

Hasta hace pocos años la presencia de estas bacterias multirresistentes estaba centrado al ámbito hospitalario, sin embargo cada vez con más frecuencia están apareciendo en pacientes que adquieren infecciones en la comunidad lo cual pone aún más de manifiesto la gravedad del problema.

Cuando un paciente ingresado se encuentra infectado o bien solamente colonizado por una de estas bacterias multirresistentes o superbacterias obliga a seguir un protocolo de medidas de aislamiento de contacto, con el objetivo de evitar la trasmisión de estas bacterias a otros pacientes. Entre estas medidas se incluyen lavado de manos del personal antes y después del contacto con el paciente, uso de bata y guantes desechables por el personal, material desechable o de uso individual (termómetro, esfigmomanómetro, estetoscopio),  localización del paciente en habitación individual, limitación de las visitas, limitación en lo máximo posible de las salidas de la habitación para realización de pruebas médicas, etc.

La eliminación de estas bacterias es difícil y requiere periodos de tiempo muy prolongados, especialmente si se trata de colonizaciones, por tanto, presenta un gran problema para los pacientes que se encuentran ingresados en centros de media-larga estancia, como son la Unidad de Daño Cerebral o Unidad de Rehabilitación, ya que limita en gran medida el beneficio de las terapias de rehabilitación. Estos pacientes sólo pueden realizar terapias individuales, no grupales.

Uso inapropiado e indiscriminado de antibióticos

Las causas de la aparición de bacterias resistentes a AB son múltiples pero el uso inapropiado e indiscriminado de AB en salud humana, ganadería, agricultura y medio ambiente es el más importante. Otros serían los desplazamientos frecuentes de las personas en esta sociedad globalizada y la ausencia de técnicas de diagnóstico rápido que permitan desestimar el uso de AB en infecciones no bacterianas.

Ante la magnitud del problema, en el año 2014 la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios puso en marcha el PRAN (Plan Nacional frente a la Resistencia a los AB) en el que participan varios ministerios, universidades, colegios profesionales, sociedades científicas y las comunidades autónomas. Este PRAN ha sido actualizado recientemente con nuevas propuestas para el periodo 2019-20. Las actividades que el PRAN ha puesto en marcha van dirigidas a:

  • Implementar programas de optimización del uso de AB (PROA) tanto en los centros de salud como en hospitales para mejorar los resultados en los pacientes con infecciones, prevenirlas, evitar su transmisión y contribuir al uso adecuado de los AB para así minimizar el riesgo de aparición/diseminación de resistencias.

Para ello se dispone de guías de uso de AB, planes de formación, pruebas de diagnóstico rápido del Streptococcus beta-hemolítico A, plataforma online para visualización de indicadores de consumo de AB, documentación para fomentar la prescripción diferida de AB en infecciones leves y protocolos de profilaxis quirúrgica.

  • Sensibilizar a los profesionales de la grave situación de las resistencias a AB

Para poder revertir la situación actual es necesario un cambio en el comportamiento de los profesionales sanitarios reconociendo situaciones y hábitos adquiridos que son inadecuados y que contribuyen a una exposición innecesaria del paciente a los AB.

Se está llevando a cabo la elaboración de material dirigido a los profesionales, difusión de los recursos elaborados en el marco de los PROA y colaboración con el Colegio Oficial de Farmacéuticos para evitar la dispensación de AB sin receta.

  • Concienciar a la población general de la necesidad de un uso racional de AB

La sociedad no está suficientemente concienciada de la gravedad del problema de las resistencias bacterianas. Según el Eurobarómetro Noviembre 2018, sólo el 50% de las personas encuestadas en España sabían que los AB no son útiles en resfriados y gripes, cifra bastante por debajo de la media europea.

Aunque precisan receta médica, hay estudios que indican que la presión de los pacientes es un factor condicionante para su prescripción. Para ello se están llevando a cabo campañas informativas para la población.

  • Potenciar el sistema de información sobre resistencias a AB

Los servicios de microbiología se encargan de la identificación del microorganismo implicado en la infección y la detección del grado de sensibilidad/resistencia a los AB y esta información es compartida con el profesional responsable del paciente para decidir que AB debe ser administrado.

La detección precoz de bacterias multirresistentes en el laboratorio así como la puesta en marcha de medidas para tratarlas y prevenir su transmisión es una prioridad.

Se está trabajando en fomentar estas vías de comunicación, poner a disposición de los profesionales información sobre el porcentaje de sensibilidad de los microorganismos a los principales AB así como elaboración de mapas de resistencias en la Comunidad de Madrid, entre otras, disgregado por hospitales y áreas de salud.

  • Sistema de vigilancia y prevención de infecciones hospitalarias por microorganismos multirresistentes

Para ello, por ejemplo, la Comunidad de Madrid en el año 2013 estableció la declaración obligatoria de colonización e infección de EPC (enterobacterias productoras de carbapenemasas), SARM (Staphylococcus aureus resistente a meticilina) y Clostridium difficile.

  • Vigilancia de la presencia de AB y sus resistencias en alimentos

Se investiga la aparición de resistencias a AB en las bacterias que causan zoonosis (infecciones transmitidas a los humanos a través de los alimentos) como Salmonella, Campylobacter y E. coli.

Además como parte de la verificación de la presencia de AB en los alimentos, cada año se programa la obtención de muestras en animales de abasto, leche, miel y huevos en los que se busca la presencia de residuos de medicamentos por encima de los límites máximos permitidos.

  • Fomentar la investigación relacionada con la utilización de los AB y sus resistencias

Actualmente es necesario aumentar el conocimiento sobre la efectividad de la utilización de los AB según el tipo de infección, optimización de la dosis y la duración de los ciclos de tratamiento,  la relación entre el consumo de AB y la aparición de resistencias, los mecanismos de resistencia de las bacterias y su impacto clínico, análisis de coste-efectividad de las pruebas de diagnóstico rápido.

A pesar de la magnitud del problema, ha habido un escaso desarrollo de nuevos AB por parte de la industria farmacéutica ya que probablemente resulten menos rentables a nivel económico en relación si se comparan con otros fármacos dirigidos a enfermedades crónicas como las enfermedades inflamatorias, diabetes o incluso el cáncer. La mayoría de antibióticos en desarrollo son modificaciones de los ya existentes, o nuevos usos de AB que se utilizaban hace años y que dejaron de usarse por su toxicidad como la colistina, cloranfenicol, etc.

Actualmente España tiene autorizado el ceftolozano/tazobactam y ceftazidima/avibactam que aumentan el espectro de BGN multirresistentes, el tedizolid o dalbavacina para infecciones de piel y partes blandas agudas por SAMR y hay otros en investigación aún no disponibles como omadacyclina, plazomicina, apramicina, gentamicina C1a.

Es necesario fomentar la investigación en este campo para lograr nuevos fármacos que permitan luchar contra estas bacterias, ya que podríamos llegar a una situación en la que no tengamos medicinas para tratar infecciones comunes, con todo lo que significaría volver a la era preantibiótica.

Bibliografía

1.- Alós J.I. (2015) “ Resistencia bacteriana a los antibióticos: una crisis global” en (2015) en Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica . vol 33, Issue 10, p 692-699.

2.- https:// www.who.int. Resistencia a los antibióticos 5.02.2018.

3.- Programa Marco para el control de las resistencias a los antimicrobianos en la Comunidad de Madrid (Resiste) Marzo 2019.

4.- Línea estratégica III. Prevención. Recomendaciones sobre precauciones estándar y precauciones basadas en la transmisión de microorganismos. Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) junio 2017.

  1. Nacho quemada:
    enero 15, 2020 at 5:37 pm

    Excelente articulo. Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

head

En Dañocerebral.es usamos cookies

En danocerebral.es usamos cookies; recogemos datos de manera automatizada, mediante cookies propias y ajenas y otros elementos de almacenamiento local y de sesión.

Si pulsas "ACEPTO" entendemos que aceptas la instalación de las cookies necesarias para permitir el correcto funcionamiento del sitio, para recordar el lenguaje que has elegido y las cookies que aceptas, y para obtener estadísticas anónimas sobre el uso del sitio.

Además, usamos otras cookies que nos permiten ofrecerte determinadas funcionalidades y mostrarte contenidos añadidos, como vídeos o audios. La ley nos obliga a pedirte permiso para instalar estas cookies.

Nota: Tu elección o configuración sólo se aplicará a este dispositivo y a este navegador.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

When you visit any web site, it may store or retrieve information on your browser, mostly in the form of cookies. Control your personal Cookie Services here.

These cookies are necessary for the website to function and cannot be switched off in our systems.

In order to use this website we use the following technically required cookies
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios